Valores y empresa

En muchas ocasiones, cuando he impartido formación, me han comentado las personas asistentes que estaban quemadas por la diferencia desde lo que la empresa dice que hace a lo que hacen de verdad.

No es difícil ver a personas jóvenes, que han acabado la carrera y aún no tienen mucha experiencia laboral, con ganas de cambiar el mundo y «hacer las cosas como se deben hacer». O simplemente, recuerda tus inicios. Pero poco a poco, las obligaciones y la mecánica de las empresas, van matando esa chispa. Y es una pena.

En noviembre de 2017 me llamaron para dar una ponencia en la comarca de Gúdar-Javalambre sobre «Creación de valores en las empresas del medio rural». Y hablé de esto.

Por supuesto, una empresa debe ser rentable en términos económicos. Ahora desde la Unión Europea, se potencia que sea sostenible, con el H2020. Pero tras la fiebre de la calidad, la misión y la visión de las empresas, las personas trabajadoras no han visto un cambio sustancial en dicha visión (en burocracia, sí). La calidad no sólo es para procesos, la base de la calidad está en los valores que hay detrás de los procesos.

Decía Maquiavelo que «el fin justifica los medios», nada más lejos de la realidad. Para mi, los medios son el fin. La misión no tiene sentido si los procedimientos prescinden de los valores que sustentan una empresa.

No olvidemos que cualquier organización tiene la capacidad de cambiar e intervenir en la sociedad, y las personas que conforman estas organizaciones son parte de esa sociedad.

Así, elaborar procesos participativos, impregnar los procedimientos de buenas prácticas y apoyar la coherencia entre acciones y valores, reduce la disonancia cognitiva de los trabajadores y disminuyendo el malestar y el estrés, con lo que conlleva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *